¿La eterna juventud?

Los mejores deseos para el fundador de Granoro, Attilio Mastromauro, que cumple 100 años el 10 de mayo. El incansable empresario, nacido en Bari en 1913, todavía dirige las actividades cotidianas de su empresa, para hacer frente a la crisis – que ya ha experimentado en el período de la posguerra – y renovar el compromiso que en un siglo de duro trabajo, ha hecho de Granoro una marca conocida en todo el mundo.
Attilio Mastromauro es el único testigo que queda de la evolución de la producción de la pasta, desde cuando se ponía a secar al sol hasta la llegada de la maquinaria moderna. Actualmente Granoro está dirigida por Marina y Daniela Mastromauro. Es la quinta empresa productora de pastas alimenticias más importante de Italia y exporta en Canadá, América del Sur, Australia, China y Japón. La empresa sigue creciendo, bajo la supervisión de Attilio Mastromauro, un líder con cualidades de otra época. Attilio se define como “un pensador con una inventiva sin límites”. ¿Será éste el secreto de la eterna juventud?