Una IGP a Nivel Europeo

Después del período de transición previsto por el reglamento europeo la Pasta de Gragnano, que ya podía presumir de la IGP, obtuvo oficialmente el reconocimiento de la UE, convirtiéndose en el producto italiano número 254 en ser incluido en el registro de la UE de las Indicaciones Geográficas. Es una pasta, según una nota de la Comisión de la UE, "conocida por los métodos tradicionales utilizados en su producción, con el uso de trefiladoras de bronce que le dan la rugosidad adecuada para retener perfectamente salsas y condimentos".

Otros elementos únicos que caracterizan la Pasta Gragnano son: la selección de las materias primas, que contienen 30% más de proteínas con respecto a las utilizadas en los productos industriales; el uso de agua de Gragnano, ideal para ligar la semola; la temperatura y el tiempo de secado, que no debe exceder los 50° y no puede durar menos de dos días.

La IGP premia la tenacidad de un grupo de empresas que ha sido capaz de soportar en los momentos difíciles, ofreciendo productos de alta calidad a miles de apasionados en todo el mundo. Con el reconocimiento oficial de la Unión Europea, ahora el Consorzio Pasta di Gragnano se prepara para desembarcar en los mercados europeos y mundiales.