Un Estudio Ofrece Nuevas Esperanzas

Los probióticos podrían contribuir a mejorar la condición de vida de los pacientes con autismo. Un estudio publicado en “Cell” muestra resultados alentadores sobre la potencialidad de un nuevo tratamiento.

Los investigadores del “California Institute Tecnology” reprodujeron en los conejillos de Indias algunas de las problemáticas del autismo, tales como la alteración de la flora bacteriana de la fisiología intestinal a la que se asocia una conducta asocial y ansiosa.

Después de administrar un probiótico experimental (Bacteroides Fragilis) se observó una mejora en la permeabilidad del intestino y en los patrones de comportamiento comunes del autismo, registrando una mayor interacción con las otros cobayos, así como una reducción de las manifestaciones de la ansiedad y repetitividad en comparación con los animales que no fueron tratados.

La investigación demuestra por primera vez, los efectos positivos de los probióticos en la disminución de los síntomas del autismo. Un valioso estímulo que puede ser experimentado en los seres humanos, considerando que los roedores utilizados para el experimento, mostraron daños en el desarrollo neurológico debido a la contaminación ambiental.