Trufas

Aceite de trufa

Aceite de trufa

Aceite de trufa, en busca de calidad

¿Existe realmente el aceite de trufa? En el mercado se pueden encontrar dos tipos y es importante saber distinguirlos. El aceite de trufa italiano se produce con dos clasificaciones. Una hace referencia a la infusión aromática y la otra a una receta 100% natural.

La denominación “aceite de trufa blanca o negra”, por ejemplo, podría no ser siempre exacta. Debido a que en muchos casos ni siquiera se utiliza el tubérculo, sino una reproducción artificial del compuesto orgánico 2,4-dithiapentane, responsable de crear el sabor único de este tesoro italiano.

Partiendo de este premisa es fácil entender porque algunos aceites cuestan poco respecto a los que tratan de imitar. Sin embargo, más allá de las críticas de los paladares finos, estas tipologías de aceite dan un toque especial a una gran cantidad de alimentos.

Los mayores productores italianos, en cualquier caso, realizan sus producciones siguiendo el secreto tradicional. Los ingredientes se seleccionan respetando el grado de maduración adecuado (el momento preciso es la clave de este manjar), para posteriormente sumergirlos en un delicado aceite de oliva virgen extra por seis meses. Este procedimiento otorga y aprovecha los treinta componentes que confieren la esencia de trufa blanca.

Sobre el Autor

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario