Sostenibilidad alimentaria

Made in Italy sin aceite de palma

palma-ant

Made in Italy sin aceite de palma. Las excelencias alimenticias italianas han eliminado la grasa tropical de sus recetas. La revolución se ha llevado a cabo en poco más de dos años. Actualmente otros países están siguiendo el ejemplo italiano, como Francia, España y Suecia.

 

Made in Italy sin aceite de palma, calidad e inocuidad

 

La eliminación del aceite de palma en los productos alimenticios italianos inició a finales del 2014 cuando Great Italian Food Trade lanzó una petición, junto con Il Fatto Alimentare, solicitando a la industria italiana la reformulación de las recetas.

 

El cambio definitivo hacia el palm oil free ocurrió después de la opinión científica que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) publicó el 3 de mayo de 2016, que evidenció:

 

  • La presencia de contaminantes cancerígenos y genotóxicos en el aceite de palma, en cantidad 6-10 veces superior a otras grasas vegetales refinadas.

 

  • La extraordinaria difusión del aceite de palma en las recetas de productos alimenticios comercializados en Europa.

 

  • La preocupante exposición de recién nacidos (a través de la leche para lactantes), niños y adolescentes de dichos contaminantes.

 

Coop Italia, la primera cadena de la Gran Distribución Organizada en Italia, eliminó inmediatamente el aceite de palma de sus productos de marca de distribuidor (private label). Enfrentando costos superiores a los 10 millones de euro, Coop Italia trazó el camino que han seguido casi la totalidad de los operadores en el mercado italiano. Estrictamente palm oil free.

 

Made in Italy sin aceite de palma, las razones de una elección

 

Además de los grandes riesgos para la salud (relacionados con la presencia de contaminantes tóxicos, y de una elevada cantidad de grasas saturadas), el aceite de palma constituye un gran amenaza para los derechos humanos y el medioambiente. Incluso cuando viene etiquetado como “sostenible”.

 

“El palma sostenible es una falsedad histórica” declara Dario Dongo, fundador de Great Italian Food Trade y de Food & Agriculture Requirements, además de creador de la petición contra el aceite de palma. “Lo han evidenciado bien los informes de la Environment Protection Agency (USA) y de la Comisión Europea. El impacto ambiental de aceite de palma es comparable a los combustibles fósiles. Por otra parte, mientras el petróleo viene extraído prevalentemente en terrenos desérticos, el aceite de palma se obtiene de plantaciones erradicando patrimonios de biodiversidad, como los bosques tropicales”.

 

El engaño del aceite de palma de plantaciones certificadas como “sostenibles” se ha dado a conocer por algunas ONG independientes, como Amnesty International, que ha documentado el trabajo de menores en condiciones cercanas a la esclavitud. Con el agravante de la exposición de los trabajadores a pesticidas neurotóxicos – como el paraquat – en los campos de donde procede el aceite de palma certificado como “sostenible” de RSPO. Una realidad conocida también por el Parlamento europeo, que ha denunciado la falta de fiabilidad en las certificaciones.

 

Las cultivaciones de la palma de aceite constituyen también una de las principales causas el fenómeno del acaparamiento de tierras (land grabbing) – es decir, la deportación violenta de las poblaciones indígenas que desde siempre han habitado los territorios – y la deforestación de los bosques de turberas en área tropical