Salami

Salami, una especialidad italiana

Un auténtico salami provoca un deseo desmesurado que los amantes de la carne tratan de esconder sin éxito. El sabor y la satisfacción que los distintos tipos de salami italiano ofrecen son incomparables. El salami alcanza la cumbre del gusto en la península italiana, más que en cualquier otro lugar, donando a los apasionados una experiencia profunda.

El salame es el símbolo de la evolución de la tradición culinaria itálica. Originalmente este arte pertenecía a los campesinos, como parte de una técnica para conservar los alimentos, en modo de tener a disposición una reserva de proteínas en períodos sin carne fresca. En una tierra de exploradores y navegantes, el salami era primordial a nivel nutricional.  La creatividad fue la principal fuente de peculiares variedades de salami italiano regionales.

La producción inicia con una medida de carne molida (cerdo, res, venado o jabalí) y otros tipos de ingredientes (sal, especias, pimienta, hinojo, vino y hierbas aromáticas). La preparación se embute en tripa natural (intestino limpio de animal) o artificial, y recibe un tratamiento con moho comestible, se cuelga y se deja secando hasta estar listo para deleitar paladares.

salame-cremona
Salami

Salami cremona

Salami Cremona, sabores italianos auténticos Los orígenes del salami Cremona se remontan a la segunda mitad del siglo XVI. Algunos documentos mencionan ciertos tipos de salsicciotti o “pequeños salchichones”, que podían comerse frescos, hervidos o asados, famosos por su...

Lee mas