Quesos italianos

Quesos italianos, tipos

Los quesos italianos, de la A de Asiago a la T de Tomino, pasando por la G de Gorgonzola, la M de Mozzarella y la P de Parmigiano, ofrecen una selección tan rica que supera la imaginación. Ningún país en Europa ofrece una variedad tan grande de experiencias sensoriales.

Frescos, suaves, semiduros o duros, con nombres sugestivos como Caciocavallo o Provolone, Grana o Puzzone. Los quesos italianos forman un alfabeto de sabores y aromas que es parte integral de la cultura nacional. Cada región e incluso provincia, en algunos casos, tiene su queso.

Desde los años 90’s más de cuarenta quesos italianos típicos han obtenido el reconocimiento Denominación de Origen Protegida (DOP) en el registro europeo de los productos alimenticios de calidad.

Para entender con cuanto vigor se han dedicado los productores italianos a lo largo de la historia al caesus o formaticum, como lo llamaban los legionarios Romanos, basta pensar que solo hablando del Pecorino, la UE incluye 5 tipos.

Los quesos son una expresión de los territorios, de las materias primas y de las técnicas de elaboración que evocan acentos distintos y únicos. Se están interesando siempre más estimadores en el mundo, por lo que la exportación es un elemento indispensable de la industria agroalimentaria italiana.