Pequín es un mercado cada vez más abierto

China es un país que tiene necesidad de aumentar los intercambios comerciales para poder continuar su crecimiento. Por esta razón se abre cada vez más a las importaciones, cuyo valor ha pasado de 295 mil millones en el 2002 a 1,7 trillones en el 2011.
La República Popular China es una economía que para desarrollarse necesita de la exportación. Sin embargo, se está volviendo también una sociedad de consumo y la demanda de las importaciones no es sólo un factor económico, como demuestra por ejemplo el caso de la leche en polvo. Debido a los escándalos de los productos alimenticios, los consumidores chinos eligen cada vez más las marcas extranjeras que actualmente representan el 80% del mercado de la leche en polvo.
En la actualidad los únicos en aprovechar este mercado son las multinacionales de Oceanía, así como algunas empresas holandesas y alemanas importantes. Si bien el problema de la leche es de ámbito sanitario, en la esfera económica las autoridades chinas sostienen que el incremento de las importaciones no es un motivo para avergonzarse, sino una exigencia para poder crecer. El Viceministro de comercio chino, Zhong Shan, afirma que ve una “gran potencialidad a largo plazo”, gracias al aumento de los intercambios comerciales.