Pan italiano

El pan de los pobres a la conquista del mundo

piadina ant 1

Harina, manteca y/o aceite de oliva, sal y agua. De estos ingredientes simples y naturales nace la Piadina Romagnola. Una hoja de harina, con un diámetro de 15 a 30 cm y con un espesor entre los 3-8 mm. Se cuece en una plancha de piedra o de hierro llamada “testo”, que da a la masa las manchas características durante la cocción. La Piadina Romagnola solía ser el “pan” de los campesinos pobres, actualmente es conocida en todo el planeta gracias a su versatilidad y a las infinitas posibilidades de combinación que ofrece. Fue inventada por los Etruscos, pero después del Renacimiento se convirtió en un elemento básico de la cocina campesina, especialmente en la zona centro-norte del país. A partir de los años 50’s desde la Riviera de Emilia-Romaña, lugar mítico del turismo del boom económico italiano, la Piadina ha sabido conquistar su espacio a nivel internacional. La “Piadina Terre di Romagna» y la «Piadina Romagnola di Rimini» han obtenido el reconocimiento europeo IGP. Igual que el pan, se puede comer calientita o fría, sola o combinada con una cantidad infinita de ingredientes dulces y salados: embutidos, quesos, verduras, fruta, miel, chocolate y mermelada.