dieta-mediterránea

La dieta es amiga del corazón

La dieta mediterránea ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Lo comprueba el proyecto Predimed, conducido por el hospital Clìnic de Barcelona y publicado en New England Journal of Medicine. La investigación utilizó, durante un quinquenio, 7.500 personas entre los 55 y 80 años, ya expuestas a la diabetes y a distintos tipos de enfermedades relacionadas con el tabaquismo. Se formaron tres grupos y algunos participantes fueron sometidos a una alimentación con una mayor cantidad de alimentos típicos de la dieta mediterránea: aceite de oliva en el primer grupo; frutos secos en el segundo grupo; y una ligera reducción de grasas en el último grupo que estaba bajo control. El resultado fue neto: en los voluntarios que se alimentaron con los principios de la dieta mediterránea, se redujo el riesgo cardiovascular, especialmente el infarto un 30%. El esquema de la dieta mediterránea, recuerda la revista  il Fatto Alimentare, se basa en un alto consumo de aceite de oliva, fruta, verdura, cereales y se completa con porciones moderadas de pescado y carnes blancas, así como de pocas cantidades de productos lácteos, carne roja, embutidos y dulces.