Nuevas Recetas

El primer paso para luchar contra la obesidad es crear nuevas recetas en la industria ya sea para los alimentos que para las bebidas. Entre las medias urgentes, escribe Il Fatto Alimentare, es necesario reducir el consumo de la sal. En Europa el promedio es el doble de lo aconsejado por la OMS, a pesar de que está comprobado que el exceso de sal aumenta la posibilidad de contraer enfermedades cardiovasculares. También se debe moderar y controlar el consumo de grasa saturada, escogiendo alimentos que contengan un perfil lipídico más saludable. El tercer parámetro que es imprescindible corregir es la cantidad de azúcar que se consume, es aconsejable al menos sustituirla con otros productos que tengan un nivel glucémico inferior. Por cuanto se refiere a los alimentos y bebidas “de indulgencia”- es decir aquellos que las guías nutricionales recomiendan consumir no tan frecuentemente – es indispensable modificar el marketing, siguiendo las recomendaciones de la OMS. De acuerdo con un estudio de Rabobank esto significa concordar que las publicidades que muestran imágenes con mesas llenas de refrescos y bebidas con azúcar, al igual que productos con un alto contenido de grasas, sal y azúcar (HFSS por sus siglas en inglés) sean sustituidas con fruta y verdura para estimular su consumo y luchar contra la obesidad.