Noticias Sobre Alimentos

Un Arcoíris de Sabores

Los helados artesanales italianos tienen una reputación inconfundible que ha vuelto a Italia famosa en el mundo. La receta de un buen helado, además de la selección de ingredientes de alta calidad, requiere de un equilibrio apropiado para los distintos sabores.

Se pueden saborear en cono o en vaso, del chocolate a la fruta cultivada en un territorio que por su posición geográfica y su clima, garantiza productos de primera categoría.

En Italia il gelato se come todo el año y atesora una larga tradición. Fue Bernardo Buontalenti, oriundo de Florencia, quien lo introdujo en la corte de Catalina de Medici a mediados del siglo XVI. Pero el siciliano, Franceso Procopio dei Coltelli, fue el primer vendedor de helados al público cien años más tarde. Desde ese entonces inició el camino hacia la perfección.

El gelato artesanal, caracterizado por un sabor más intenso, es preferible a un helado industrial también porque contiene poca grasa y menos calorías. Típicamente se sirve a una temperatura de congelación superior para poder ofrecer una consistencias más rica y cremosa.

Ya sea que se encuentre envasado en una tarrina de helado o apenas hecho por un artesano experto, el helado italiano es una delicia para cualquier paladar.