Noticias Sobre Alimentos

Temperatura Constante

La congelación por sí sola, es solamente un eslabón de la cadena que lleva los alimentos congelados del campo a tu mesa, en un proceso conocido como la “cadena de frío”. La primera fase consiste en seleccionar los productos más frescos y sin sustancias que puedan ser perjudiciales.

Las siguientes fases incluyen la limpieza del producto con vapor y alcanzar una temperatura por debajo de -18°, normalmente gracias a la exposición al aire a -30°. Este proceso se realiza usualmente en pocos minutos. La velocidad es fundamental para evitar alteraciones causadas por microorganismos potencialmente dañinos.

Posteriormente los productos se envasan y se almacenan a una temperatura que no debe exceder jamás los -18°. La cadena de frío no puede interrumpirse y tiene que mantenerse intacta desde la las bodegas, los almacenes y los camiones hasta llegar a los puntos de venta. Por esta razón cada mostrador debería de tener por ley un termómetro que indique al cliente la temperatura de conservación de los alimentos. Es responsabilidad del productor asegurar todas las etapas del proceso de la cadena de frío, para que se mantenga siempre controlada.