Noticias Sobre Alimentos

El té en Sant’Andrea

En Europa se cultiva el té en las islas Azores y en Italia en Sant’Andrea di Compito, un pueblito toscano en la provincia de Lucca. La historia de la primera y única plantación italiana de té, comienza a la mitad de los años 80’s y es la manifestación de un interés cada vez mayor para aquella que en Italia originalmente era vista como un bebida exótica. Referirse al té italiano es hablar de un milagro. Más bien de dos milagros: aquel del boom económico, cuando gracias a marcas como Ati, el té verde se volvió accesible para todos en el mercado de masa. Mientras tanto, los italianos que podían viajar más comenzaban a conocer mejor y a importar en patria las novedades de otros mundos gastronómicos. El segundo milagro se debe a un ingeniero agrónomo italiano que en 1987 comenzó a llevar a cabo su sueño de cultivar el té en Italia, en un rincón de Lucca. Un lugar cuyo microclima es adecuado para las camelias, por lo que es ideal para el té, visto que el nombre científico de la planta es camellia sinesis, es decir camelia china. La empresa dio sus frutos y hoy existe también la línea Sant’Andrea, producida totalmente localmente, con plantas que pueden sobrevivir en el frío invernal, sin abono ni pesticidas artificiales.