Noticias Sobre Alimentos

El equilibrio único de las mezclas

El café italiano o espresso es uno de los símbolos gastronómicos más importantes de Italia. Las mezclas utilizadas son la Robusta y la Arabica. La mezcla cuidadosa de ambas variedades permite crear una combinación perfecta gracias a las características que se complementan para obtener un producto equilibrado que satisface los altos estándares de calidad italianos. En el norte de Italia, las personas generalmente prefieren mezclas de café más dulce y con un toque amargo, mientras en el sur la tradición requiere el café espresso fuerte, tostado oscuro y con una porcentual más alta de la variedad Robusta. Después de mezclar los granos y de tostarlos a una temperatura superior a los 200°C para provocar una serie de reacciones físico-químicas, es posible lograr el aroma inconfundible de esta bebida. Cada tipo de máquina necesita un grado adecuado de molturación del café, por está razón la última fase de producción es tan importante: la molturación del espresso tiene que ser fina, en cambio para el café que se hace en casa con la moka, la típica cafetera italiana, el molido debe ser inferior.