Noticias Sobre Alimentos

Acciones concretas para el desarrollo local

Actualmente el 80% de las personas que sufren de hambre en el mundo producen alimentos. Paradójico pero cierto, estas son las consecuencias de un sistema que obliga a 500 millones de pequeños agricultores, que cultivan una superficie inferior a dos hectáreas, a una lucha cotidiana contra el hambre. Las pequeñas empresas no gozan de los beneficios de aquellas más grandes (como el acceso al crédito y a los mercados o el uso de maquinaria moderna) que además descargan los costos en los más desamparados. Sin embargo, cuando logran tener éxito, los pequeños agricultores contribuyen al desarrollo de las comunidades rurales, a la creación de empleos y al crecimiento del comercio. A llegado la hora de cambiar: las empresas de alimentos deben apoyar el aumento de la productividad y de las ganancias de las pequeñas empresas agrícolas. De acuerdo con el informe de Oxfam, Thinking Big, Go Small, aumentar la integración de los pequeños agricultores en la cadena de producción ofrece mayores oportunidades para adquirir y fidelizar nuevos consumidores, sobre todo en países emergentes como China, India, México y el Sudeste Asiático.