Normas más estrictas

La Comisión Europea anunció controles más estrictos y multas más altas para los fraudes alimentarios en la UE, durante la presentación de las nuevas legislaciones en materia de salud animal y vegetal. La lección del escándalo de la carne de caballo ha creado nuevas obligaciones para los países que conforman la UE, por lo que será necesario integrar nuevas medidas para detectar el fraude dentro de los planes plurianuales y castigar las violaciones con sanciones pecuniarias equivalentes o mayores a la ganancia obtenida a través del fraude. Las autoridades a cargo de los controles alimentarios tendrán que tener a disposición los recursos necesarios para poder realizar su trabajo eficientemente y los encargados de contribuir financieramente serán los operadores de la cadena de producción. Quedan exentos de dicho “impuesto” las microempresas (con máximo 10 empleados y con hasta 2 millones de euro facturados anualmente). Las contribuciones se calcularán en dos formas: en proporción al costo del tipo de control o con una tarifa que tenga costos más bajos para los que respetan las reglas. Para mayor información, es posible consultar la siguiente página web