Consum-actores

Nada de azúcar de caña en el vino. Sirve una prohibición en la UE

zuccheraggio

El azucarado – es decir, la adición de sacarosa en el vino – es una práctica estrictamente prohibida en Italia, como en España, Portugal y Grecia. Por el contrario, es admitida libremente, así como ampliamente utilizada, en los otros países de Europa y el mundo. Para falsificar con bajo costo vinos preciados con uvas débiles o inmaduras. (1) Assoenologi y Great Italian Food Trade gritan ¡Basta!

¿Vino de uva o jarabe de azúcar de caña?

 

La adición al vino de azucares “agregados”, por ejemplo procedentes de la caña o de la remolacha – está prohibida en Italia desde hace más de medio siglo. (2) Así como en España, Portugal y Grecia. El azúcar “agregado”, de caña y remolacha, es por el contrario, ampliamente utilizado en Francia, Alemania, Austria, Polonia, Inglaterra e Hungría. A pesar de los objetivos de armonización de las reglas técnicas en el Mercado interno, en uno de los sectores más rentables de la agroindustria, que a su vez es objeto de una Política Agrícola Común (PAC), que desde este punto de vista resulta asimétrica.

 

Los azucares “agregados” representan la solución más fácil a bajo costo – alternativa al empleo del mosto de uvas concentrado – para mejorar (un eufemismo) la estructura del vino y su gradación alcohólica, donde la mala selección /poda de las vides y/o los factores climáticos no permitan cosechar uvas maduras e idóneas para una vinificación adecuada.

 

Es así que, mientras en Italia y en otros países de Europa meridional los vinos son realizados exclusivamente agregando el mosto de uva (mosto concentrado rectificado, MCR, o mosto concentrado rectificado sólido, MCRS), en los países nórdicos es posible recurrir a la sacarosa refinada más barata, de caña, en la gran mayoría de los casos, y también de remolacha. Y el desequilibrio en los costos de producción generan una competencia desleal en la producción vitivinícola del mercado interno, lo que claramente beneficia a los países de Europa Central y del Norte, así como a otros.

 

Los consumidores europeos no cuentan con la capacidad de distinguir el vino auténtico, producido con uvas, respecto a aquel falsificado con azucares agregados. Ya que hasta hoy en día, las bebidas alcohólicas (> 1.2%) se encuentran exentas de las obligaciones – con las que vienen, en vez, prescritas la mayoría de los alimentos y las bebidas, para indicar la lista de ingredientes (3) y la tabla nutricional. (4) De este modo, la información sobre la efectiva naturaleza del néctar de Baco – con o sin azúcar de caña – viene, de esta manera, negada a los consumidores en Europa, así como en otros países del mundo. Burlando, de esta manera, los objetivos establecidos en el Food Information Regulation.

 

 

 

¿Información al consumidor?

 

La desinformación ex lege sobre la eventual presencia de azucares agregadas en los vinos producidos en distintos países de la UE, como ya mencionado anteriormente, deriva del defecto de armonización de las reglas europeas del sector. Reglas verticales (es decir, aplicadas a cada cadena de suministro) que, sin embargo, deben actualizarse, tomando en cuenta la más reciente reforma de las reglas horizontales (generales) acerca de la información al consumidor sobre los productos alimenticios.

 

El reglamento UE 1169/11 define, de hecho, objetivos precisos de información al consumidor, caracterizados por un alto nivel de protección que se expresa en términos de poder tomar decisiones informadas de compra de productos alimenticios.

 

Brindar información sobre los alimentos tiende a un alto nivel de protección de la salud y de los intereses de los consumidores, proporcionando a los consumidores finales las bases para efectuar decisiones conscientes y para utilizar los alimentos en modo seguro, por cuanto se refiere especialmente a aspectos sanitarios, económicos, ambientales, sociales y éticos (reglamento UE 1169/11, artículo 3 – Objetivos generales, párrafo 1).

 

La información de los alimentos no induce a error, en particular:

a) En lo que respecta a las características del alimento y, en especial, a la naturaleza, la identidad, las propiedades, la composición, la cantidad, la vida útil, el país de origen o el lugar de procedencia, el método de fabricación o de producción (Reglamento UE 1169/11, Artículo 7 – Prácticasleales de información, párrafo 1).

 

Por lo tanto, es legítimo esperar, por parte de los consumidores, la afirmación del derecho a distinguir un vino hecho únicamente a base de uva respecto a un vino sofisticado con la adición de azúcares. Tratándose de bebidas de distintos tipos, así como de distintos costos y métodos de producción y, por lo tanto, de diferente valor.

 

Vino en Europa. Si el nombre es idéntico, así deben de ser las reglas

 

En Italia el vino se produce con la uva y no con el agua o el azúcar, enfatiza Riccardo Cotarella, presidente de Assoenologi, en su editorial de junio en la revista de la Asociación. Las reglas de producción deben ser armonizadas a nivel europeo. No a la baja – como ya sucede en el sector cervecero, donde la severidad de la ley italiana no tiene paragón en el mundo – sí al alza.

 

El presidente de Assoenologi se dirige con palabras estrictas a los rufianes que en Italia en raras ocasiones han recurrido a estos trucos, que en nuestro país son castigados como fraude comercial. “Incluso antes de una posible relevancia penal, la cuestión contiene en sí misma una connotación ética. En el sentido que involucra la moral de cada uno de nosotros. Que significa honestidad en los comportamientos”.

 

 

Assoenologi y Greatitalianfoodtrade se dirigen, por lo tanto, al nuevo Ministro de Políticas Agrarias, Alimentarias y Forestales, para promover una prohibición de la extracción de azúcar en todo el mercado interior de la UE. En segundo lugar, los consumidores deben ser informados en las etiquetas acerca de la presencia de azucares agregados.

 

¡Nada de azúcar de caña en el vino o que al menos se sepa!

Dario Dongo y Marta Strinati

 

Notas

 

  • En jerga técnica, enriquecimiento y edulcoración.

 

  • Ver D.P.R. 12.2.65 n. 162, art. 76.

 

 

 

  • Véase el artículo “ABC declaración nutricional”, en:

 

https://www.foodagriculturerequirements.com/approfondimenti_1/dichiarazione-nutrizionale-obbligatoria-al-via-il-14-12-16-l-abc-delle-norme-da-applicare_1