Llega el OK estadounidense

Después de 15 años, la barrera comercial más insidiosa contra las exportaciones de embutidos italianos en EE.UU. ha terminado. Las autoridades sanitarias de EE.UU. han reconocido oficialmente la indemnización de cuatro regiones y de dos provincias autónomas de la enfermedad vesicular porcina, dando luz verde para que a partir del 28 de mayo las empresas de estos territorios puedan iniciar a exportar salami, tocino, embutido de cabeza de cerdo y el famoso culatello en el mercado estadounidense. La noticia fue dada por ASSICA, afirmando que los jamones y la mortadela, ya pueden cruzar el Atlántico. La decisión seguramente tuvo que ver con la atmósfera que rodea las negociaciones comerciales para un libre comercio entre la UE y los EE.UU. Sin embargo, es necesario reconocer la labor de la UE y destacar el trabajo realizado por el Ministerio de Salud y especialmente el del Director del Departamento de la Sanidad Pública Veterinaria, el Profesor Romano Marabelli. Siempre teniendo presente que no se trata de una apertura incondicional. Las compañías que desean exportar en EE.UU. necesitan obtener certificados sanitarios suplementarios y someter sus productos a condiciones específicas de transporte. Pero tras una larga espera se ha logrado dar un gran paso adelante.