Fuertes Desigualdades VS. Tantas Potencialidades

La gobernanza económica y el impulso del sector privado hacen de África el continente con el crecimiento económico más elevado del mundo. Lo afirma la edición “Annual Development Effectiveness Review 2013”, de la Banca Africana para el Desarrollo (AFDB). De acuerdo con el artículo de la institución creada en el 1964 para financiar el progreso económico y social de África, el crecimiento en los países con bajos ingresos del continente ha superado el 4,5% en el 2012 y se espera que se mantenga por encima del 5,5 en los próximos años. Desgraciadamente existen desigualdades y desequilibrios. La agricultura, por ejemplo, es la base de la economía del continente y emplea el 70% de la población subsahariana. Pero la productividad no sigue el ritmo del crecimiento demográfico y muchos Estados tienen un déficit en la balanza comercial de los productos alimenticios. Sin embargo, el PIB per cápita actualmente supera los 713 € (953 dólares estadounidenses) y el boom está teniendo efectos positivos en el ingreso promedio de los sectores más vulnerables, en términos de seguridad alimentaria. El porcentaje de las personas que viven en condiciones de pobreza se ha reducido del 51 al 39% y la clase media “se está volviendo cada vez un mercado de consumidores más activo”.