Etiquetas

Para medir el impacto

La nueva Etiqueta ambiental mide el impacto global en el ecosistema de los productos alimenticios y no alimenticios. El proyecto se presentó a mitad de febrero en Milán en WiGreen, el primer Forum Internacional sobre la sostenibilidad, creado gracias a la colaboración entre Sprim Italia y la Universidad Católica de Piacenza y Cremona. La Etiqueta ambiental se caracteriza por tener información clara y transparente, destinada al consumidor, acerca de las características sostenibles de los productos alimenticios. Éstas se miden a través de un índice general que calcula el impacto del producto en el Aire, el Agua y el Suelo. Es decir las emisiones del efecto invernadero, el consumo hídrico y la explotación del recurso. Los índices toman en cuenta el entero ciclo de vida de los recursos (de acuerdo con el estándar Iso 14040/14044): la extracción de las materias primas, su elaboración, la distribución en el punto de venta y la eliminación del embalaje. Los valores hacen referencia a la porcentual del promedio diario de un europeo. Los productos etiquetados con Impacto de 0,2 por ejemplo, corresponden al 20% del impacto en el ecosistema que deja un ciudadano de la comunidad europea en un día. La etiqueta es útil para informar a los consumidores y fomentar un consumo más consciente.