Etiquetas

La responsabilidad de la Gran Distribución Organizada

La responsabilidad de la Gran Distribución Organizada

El decreto legislativo 231/17, actuando el reglamento UE 1169/11, definió la responsabilidad del distribuidor en términos jamás expuestos tan claramente.

 

Etiquetas, responsabilidad

 

El Food Information Regulation introdujo un criterio de atribución de la responsabilidad, por cuanto se refiere a la completitud y corrección de las informaciones ofrecidas sobre los productos alimenticios, que se basa en la titularidad y/o la gestión de la marca. (1)

 

El responsable es, por lo tanto, quien se presenta al consumidor como el garante de la calidad del alimento:

 

  • La industria de marca (IDM), sobre los productos que llevan sus propias marcas. En ambos casos, ya sea en los que éstos se fabrican y/o se envasan en la empresa o son fabricados por terceros.

 

  • El distribuidor sobre la marca blanca, también denominada marca del distribuidor, independientemente de si la marca ha sido registrada o no, debe coincidir con el nombre de la cadena e incluso con quien sea el titular efectivo.

 

  • El importador, en primer lugar sobre alimentos comercializados con su marca. En todas las demás hipótesis, en competencia con los sujetos anteriormente mencionados, según el caso.

 

 

  • La sede del establecimiento – de producción o de envase, si es diferente – debe escribirse en las etiquetas de los productos elaborados en Italia y destinados al mercado nacional.

 

Etiquetas, responsabilidad GDO

 

En cualquier caso, se prohíbe al distribuidor suministrar, en la venta al por mayor y al por mayor, “alimentos de los que sabe o supone la no conformidad”, de acuerdo con las normas europeas y nacionales sobre la información al consumidor. (3)

 

En los casos en los que la etiqueta presenta un defecto en la información obligatoria (4) – es decir, que la información sea falsa o engañosa – el distribuidor debe asumirse la responsabilidad de la exposición del producto en venta y, por lo tanto, está sujeto a sanciones por parte de la autoridad de control. Incluso si los productos ilegales se venden bajo la marca de la industria de marca o del importador.

 

La responsabilidad del distribuidor va por lo tanto considerada con mucha atención, especialmente en la distribución moderna, así como en aquella online (ecommerce). Sobre todo porque el Food Information Regulation expresamente reitera su “calidad de profesional”. (5)

La hipótesis de concomitancia en los delitos llevados a cabo por proveedores, puede ser configurada también a cargo del distribuidor, especialmente en la distribución moderna, en la que el nivel de profesionalismo es comparable al de la industria de marca.

 

La responsabilidad penal del representante legalde la Gran Distribución Organizada (6) puede surgir como resultado de la culpa – por la venta de sustancias alimentarias nocivas, ex artículo 452 Códice Penal (7) – de intencionalidad, incluso a titulo eventual (8), en delitos de fraude, art. 515 Códice Penal y siguientes.

 

La Responsabilidad de la Gran Distribución Organizada, ¿cuáles soluciones?

 

Las cláusulas contractuales que prevén la indemnización del distribuidor en relación a hechos ilícitos llevados a cabo por el proveedor en productos con marca propia no existen – por manifiesta oposición a las normas obligatorias de leyes cuya regulación de la UE 1169/11, artículo 8 – allí donde éstas tengan como objetivo alterar los criterios de la atribución de las responsabilidades administrativas y/o penales a cargo de los distintos operadores. (9)

 

Esto da oportunidad de revisar los sistemas de calidad de la Gran Distribución Organizada, que deberían incluir criterios precisos de verifica del cumplimiento de los requisitos en las etiquetas, en todos los alimentos expuestos a la venta por parte de los operadores que cuentan con las competencias necesarias en legislación alimentaria y, en el caso, en biología y tecnologías aplicables a las distintas referencias.

 

Los distintos esquemas de certificación (ejemplo IFS, BRC, FSSC 22000), parecen carentes desde este punto de vista, en donde se pretende en términos apodícticos la verifica del cumplimiento de los requisitos en las etiquetas de los alimentos, sin proporcionar detalles sobre quién debería de ocuparse y sobre la base de cuáles requisitos profesionales.

 

Dario Dongo

(1) Reglamento UE 1169/11, artículo 8.

(2) Cuando también la MDD sea comercializada en una cadena de GDO con un nombre de fantasía sin registración, o con una marca registrada por terceros, a juicio de quién escribe la identificación del responsable debe seguir un criterio sustancial, incluso más allá de la forma.

(3) Ver Reglamento UE 1169/11, artículo 8.3.

(4) Ver Reglamento UE 1169/11, artículo 9 y 10.

(5) Es decir que la diligencia, la prudencia y la experiencia deben basarse en la mejor ciencia y experiencia aplicable en el momento histórico del sector de referencia.

(6) A excepción de otras hipótesis presentadas por parte del legal representante, en virtud de determinadas delegaciones de poder, funciones y responsabilidades en relación a dirigentes dotados de habilidades específicas.

(7) Los delitos a los que se refieren los artículos 444 y 452 del código penal pueden configurarse, por ejemplo, en los casos de incumplimiento respecto a las modalidades de indicación obligatoria específica de los ingredientes alergénicos. Así como en ausencia de información sanitaria relevante.

(8) El dolo intencional, de acuerdo la doctrina y la jurisprudencia consolidada, coincide con la aceptación del riesgo. La participación en ganancias ilícitas es inevitable, en la hipótesis de fraude en comercio y en circunstancias análogas (artículo 515 y siguientes del Código Penal).

(9) La autoridad administrativa o judicial competente en estos casos, sin importar los acuerdos negociados evidentemente nulos por contrariedad a las normas obligatorias de ley, deberá en caso evaluar la responsabilidad de la IDM y de la GDO.

Sobre el Autor