Etiquetas

Comercio Electrónico de alimentos, la información ausente

Comercio Electrónico de alimentos, la información ausente

La venta del comercio electrónico de alimentos está sujeta a obligaciones de información hacia el consumidor, que aún se ignoran en gran medida. Las reglas fueron introducidas hace más de seis años, pero son pocos los que las respetan. ¿Por qué, cómo es posible? A continuación un breve análisis y comentarios:

 

El reglamento UE 1169/11, llamado Food Information Regulation, prescribe que todas las informaciones obligatorias en la etiqueta (1) sean siempre otorgadas al consumidor. También en el caso de venta a distancia, como en el comercio electrónico. En estos casos, las noticias deben estar disponibles antes del fatídicos “clic” de la orden de compra. (2)

 

Sin embargo, la gran parte de los operadores en Italia, se obstinan a no respetar estas obligaciones. Nos inscribimos a los sitios web más conocidos para la venta en línea de productos alimenticios, para verificar su nivel de “cumplimiento”. A continuación, la clasificación de ilegalidad. Desde sitios ilegales hasta aquellos más cercanos al cumplimiento de las reglas para el comercio electrónico de alimentos.

 

El Comercio Electrónico de alimentos, la clasifica de la ilegalidad

 

  • Amazon. El formulario informativo se basa en dos puntos, “Descripción” y “Funcionalidad y detalles”. Este último a veces se refiere a las “Características” y “Detalles del producto”. Los cuales, sin embargo, raramente (o nunca) están compilados como deberían. Faltan, por lo tanto, las noticias esenciales. (3)

 

  • Auchan – Simply. El sitio auchan.it no es nada más que un folleto en formatos web. No da ninguna información además del nombre y el precio por unidad de venta, a veces salva la cantidad. La compra spesasimply.it agrega “Información complementaria” e “Ingredientes” (citando algunos alérgenos de modo carente y sin evidencias). A veces aparece una declaración nutricional, tal vez incompleta.

 

  • Conad. El sitio www.conadacasa.it permite la compra online y la entrega a domicilio en pocos distritos. Sin embargo, no están disponibles las informaciones sobre los productos alimenticios, más allá del nombre y del producto y del precio, por unidad de venta y al kilogramo. Se puede ver solo una imagen – con baja definición y, por lo tanto, inutilizable de la etiqueta frontal.

 

Los más atentos

 

  • Esselunga. El portal www.esselungaacasa.it presenta un núcleo base de informaciones sobre los productos. “Características” (denominación de venta y garantía “satisfechos o reembolsados”. “Ingredientes” (con alérgenos evidenciados en negritas), “Consejos de uso” (detalles de conservación). Las indicaciones precauciónales sobre la posible presencia de ingredientes alérgenos tampoco sirve, ya que se refiere indiscriminadamente a toda la lista de sustancias dispuesta por el Reglamento UE 1169/11. (4)

 

 

  • Coop Italia. El sitio https://www.easycoop.com/ ofrece informaciones detalladas sobre todos los productos alimenticios en venta tramite la propia página web. “Detalles”, “Ingredientes”, “Alérgenos”, “Valores nutricionales”, “Conservación”, “Mayores Informaciones”. Las noticias sobre los alérgenos muchas veces son imprecisas. (5)

 

 

Ninguna sanción para quien ignora a los consumidores

 

¿Cómo es posible que algunos, entre los principales operadores de la distribución, violen las reglas más importantes? Los instrumentos técnicos no faltan. GS1-Italy (Global Standard Italia, un tiempo conocida como Indicod-ECR) ha desarrollado por años el sistema Immagino, para catalogar todos los alimentos con las noticias de ley. Pero en Italia, en donde aunque se habla de “responsabilidad social de empresa”, (6) se descuida el respeto de las leyes hasta cuando se castiga su contravención. Y la regulación de la UE 1169/11 todavía está libre de sanciones.

 

Quien paga las cuentas son los consumidores, como siempre. Los alérgicos y los celiacos especialmente, para los cuales el servicio de comercio electrónico de alimentos, de hecho, no está disponible debido a información carente o inadecuada. (7) Pero sus asociaciones no parecen darse cuenta, y el autor de este artículo es desgraciadamente el único que denuncia esta grave violación por parte del gobierno italiano. Contumacia difundida.

 

Notas

 

  • Más allá de las noticias comunes que distinguen la unidad de venta individual, como el plazo mínimo de conservación o de fecha de vencimiento, y el código de lote.
  • De acuerdo con el Reglamento UE 1169/11, las informaciones “están disponibles antes de la conclusión de la compra y aparecen en el soporte de la venta a distancia o se proporcionan a través de cualquier otro medio adecuado claramente identificado por el operador del sector alimentario” (artículo 14).
  • Más bien uno se siente tomado por el pelo al leer todas las informaciones importantes que faltan – Advertencias en donde se lee que “los productores pueden modificar la composición de sus productos. Por lo tanto, el empaque del producto puede contener información diferente de las que se muestran en nuestro sitio.
  • Lea siempre la etiqueta, las advertencias y las instrucciones provistas en el producto antes de usarlo o consumarlo. ¿Pero cuál etiqueta leer y en dónde?(4) El sitio Esselunga informa que “Todos los productos de gastronomía pueden contener, como ingrediente o restos (en cuanto elaborados en el mismo establecimiento) las siguientes sustancias y sus productos derivados:

 

Cereales que contienen gluten (trigo, centeno, cebada, avena, espelta, kamut o sus cepas hibridas, crustáceos, pescado, moluscos, cacahuates, soja, altramuces, huevos, leche (incluida la lactosa), nueces (almendras, avellanas, nueces comunes, nueces de cajú, pacanas, nueces de Brasil, pistaches, nueces del Queensland), apio, mostaza, semillas de ajonjolí, dióxido de azufre y sulfitos en concentraciones superiores a 10 mg/kg (SO2). ¿En dónde se encuentra el autocontrol?

  • Un par de ejemplos de la página web de la Coop Italia. “Bibanesi de espelta y quínoa”, alérgenos “cereales que contienen gluten”
  • CSR Corporate Social Responsability.
  • Paradójicamente en Italia la discriminación de cualquier forma de discapacidad se amplifica en lugar de reducirse a través de la web. Ejemplar en este sentido Trenitalia, que no permite a los discapacitados comprar boletos en línea (y por lo tanto acceder a ofertas).

 

 

 

 

 

 

Sobre el Autor