Embutidos

El tocino de Colonnata IGP, una obra maestra del gusto italiano

El tocino de Colonnata IGP, una obra maestra del gusto italiano

El tocino de Colonnata IGP es uno de los ejemplos celebres de la tradición gastronómica italiana, una obra maestra de historia y tradición. Este producto IGP (Indicación Geográfica Protegida), debe su sabor único a las canteras de mármol de Colonnata, un pequeño pueblo cerca de Carrara.

El mármol que se extrae de aquí, es historia, es la materia prima de varios palacios de la época del Imperio Romano y de las obras maestras de Michelangelo, así como de las esculturas de Bernini o Canova. En las canteras de mármol se realiza la salazón del tocino de cerdo, posteriormente se deja reposar en tanques impermeables con ajo y en un fondo cubierto de sal marino y hierbas aromáticas (salvia, romero, tomillo, pimienta, canela, clavo de olor y cilantro).

El tocino de Colonnata IGP en los famosos crostini o en el pan

El tocino se coloca sobre esta cama y se recubre con otra capa de especias, siguiendo el mismo procedimiento hasta llenar el tanque. Se cubre con una tapa, luego de una semana se pone en salmuera y se cierra nuevamente. Después de seis meses el tocino está listo: duro, con un color blanco que tiende al rosado, con un aroma intenso y con un sabor suculento. Se recomienda poner una rebanada fina en comidas calientes, como en los famosos crostini o en el pan.