Desde 1998

Se eliminó la última barrera para la exportación de carne de res europea. Las barreras se remontan a la época de la epidemia de encefalopatía espongiforme bovina (EEB), conocida en la opinión pública bajo el nombre de “enfermedad de las vacas locas”. Las restricciones, más rígidas que las exigidas por los parámetros internacionales, estaban en vigor desde 1998.

Con esta decisión, esperada desde el 2005, los EE.UU. alinean sus estándares veterinarios a los de la OIE (Organización Mundial de Sanidad Animal) y abren sus puertas a la carne bovina europea, con y sin hueso. Un anuncio que sigue al de mayo del 2013, cuando los riesgos de salud relacionados con la EEB se redujeron oficialmente y las barreras no arancelarias para los productos agroalimentarios disminuyeron como parte de las negociaciones entre los EE.UU. y la UE para un Tratado de Libre Comercio.

A pesar de las garantías de la OIE, las restricciones para la carne bovina europea, relacionadas con la EEB, son adoptadas todavía en algunos países, incluyendo Japón.