Consum-actores

Galatine, publicidad engañosa. GIFT señala el caso al IAP

galatine-pubblicita

Galatine, publicidad engañosa. GIFT señala el caso al IAP

 Great Italian Food Trade examinó las etiquetas de los caramelos históricos Galatine, deduciendo su engaño a través de la afirmación sobre la equivalencia entre los ingredientes de la leche en polvo y la leche fresca pasteurizada, además de la referencia al uso de “solo ingredientes naturales”. La cuestión fue sometida a lo IAP (Instituto para la Autodisciplina Publicitaria).

 

Los caramelos Galatine llevan la denominación “tabletas de leche en polvo”. La cantidad de tales ingredientes de acuerdo a la información en la etiqueta – varia entre el 40% (versión base, Leche), el 39% (Galatine – Fresa) y el 33% (Galatine Chocolate). Sin embargo, contra toda regla matemática, en los tres casos se presume en la parte delantera de la etiqueta una equivalencia de las distintas cantidades de leche en polvo “al 80% de leche fresca pasteurizada” (1).

 

Es difícil comprender la composición de los caramelos, por cuanto se refiere a la leyenda “80% leche”, con especial atención a los valores nutricionales y cuantitativos. ¿Cómo es posible que a cuotas e leche en polvo que varían de más del 20% (entre el producto de base y aquel al chocolate) corresponda una sola equivalencia al 80% de leche fresca? Y a cuál leche fresca – entera, parcialmente descremada o descremada – se hace referencia en la equivalencia?

 

¿Equivalencia a la leche fresca?

 

Desde el punto de vista tradicional, incluso si se hipotizara que el aporte de la leche de los caramelos correspondiera efectivamente al 80% de solamente leche fresca “descremada” pasteurizada (por lo tanto 80 g en 100gr de producto), el aporte de carbohidratos totales y relativas cantidades de azúcar proporcionadas por el ingrediente “leche” las Galatine deberían contener 4,2 g en 100 g (2). La declaración nutricional de las Galatine Leche contiene valores equivalentes a 78 g de carbohidratos en 100 gr de producto, de los cuales 69 gr de azucares. La naturaleza del producto es, por lo tanto, muy distinta respecto a aquella representada.

 

“La comunicación comercial debe evitar toda declaración o representación que sea tal de inducir al error a los consumidores, también a través de omisiones, ambigüedad, o exageraciones no obviamente hiperbólicas, especialmente por cuanto se refiere a las características y a los efectos del producto”

(Códice de Autodisciplina Publicitaria, artículo 2)

 

Paradójicamente, siguiendo al pie de la letra las indicaciones del productor, 2 paquetes de Galatine Leche equivaldrían a 200 ml de leche que el Ministerio de la Salud recomienda consumir cada día (!). Lástima solo que 2 paquetes de caramelos aporten más de 120 g de azúcares, es decir, más del 130% del aporte cotidiano recomendado (90 g) por el legislador europeo, por indicación de la EFSA. (3) Ya citado más de una vez, el consumidor aportaría a su dieta promedio (alrededor de 2000 kcal).

 

Se trata de una comunicación engañosa, que despista y deseducadora al igual que aquella que comparaba un vaso de jugo de fruta al consumo de las raciones de fruta y verdura recomendadas en las directrices nutricionales. Con efecto más dañino para aquellos grupos de la población que – por la joven o tardía edad – tienen más necesidad de recibir noticias uniformes y coherentes sobre la dieta de debe seguirse.

 

¿Ingredientes buenos y naturales?

 

A pesar de las promesas de prevalencia de la leche (80%, es decir, cuatro partes de cinco), los ingredientes significativos de las Galatine Leche – por más del 55% – son azúcar y jarabe de glucosa. Los cuales además no pueden venir calificados y presumidos como “ingredientes buenos y naturales”, como es el caso de la parte posterior del paquete. Es de hecho conocido como la tecnología necesaria para transformar la remolacha en sacarosa necesite procesos químico-físicos de una cierta complejidad, muy lejanos del concepto de “naturalidad” (4).

 

“Natural significa un producto que existe o está compuesto por ingredientes existentes en la naturaleza, derivados de procesos tradicionales o como sea poco procesados, es decir, sin intervención humana, procesos químicos y de extracción, adición de aditivos o sustancias aromatizantes”.

(Food Standars Agency, UK)

 

 

Responsabilidad

 

El reglamento UE 1169/11 – sobre la información al consumidor relacionada con los productos alimenticios – prescribe que “Las informaciones sobre los alimentos son precisas, claras y fácilmente comprensibles para el consumidor” y “no llevan al error, en especial: a) por cuanto se refiere a las características del alimento y, en especial, la naturaleza, la identidad, las propiedades, la composición, y la cantidad, (…)”, es decir, “b) atribuyendo al producto alimenticio efectos o propiedades que no posee” (…). (5)

 

El Código del Consumo (6) y el Código de Autodisciplina Publicitaria (7) establecen a su vez criterios de corrección, completitud y claridad a los que la comunicación debe venir impresa. Con particular atención a los productos alimenticios, y a las modalidades con las que las varias noticias – obligatorias y voluntarias – se representan desde un punto de vista figurativo. Con la intención específica de evaluar el efecto de la información en el consumidor promedio.

 

“La visión de Cloetta es aquella de convertirse en la empresa más admirada (…) sobre todo por el modo responsable con el que nos relacionamos con el mundo que nos rodea. Todos los colaboradores de Cloetta comparten la responsabilidad en el comportamiento hacia nuestros clientes, consumActores, propietarios, proveedores y colaboradores. Nosotros como empresa, debemos actuar siempre demostrando que meritarnos la confianza y la apreciación de las partes interesadas.”

(Las palabras del CEO bengt Baron, Cloetta, Código de Conducta).

 

Publicidad engañosa que hay que eliminar

 

Great Italian Food Trade ha decidido señalar este caso al Instituto para la Autodisciplina Publicitaria, cuya eficacia ha ya sido demostrada. (8) Con el objetivo de terminar lo más antes posible las informaciones comerciales mencionadas anteriormente, de las cuales se deduce el grave engaño.

 

Gelatine es una marca italiana histórica registrada en el lejano 1956 por la Polenghi Lombardo S.p.A. que posteriormente la cedió a Sperlari (actualmente del grupo sueco Cloetta). Un caramelo valioso sobre todo desde el punto de vista simbólico, visto que viene promocionado evidenciando el valor de la leche, en lugar de ser propuesto como un sustituto. Y es así como debe volver a ser, dejando atrás los mensajes engaños y deseducadores.

 

Frente a los criterios de responsabilidad social declarados por Cloetta (propietario de la marca Sperlari y de los caramelos en cuestión), la cual “se compromete a adoptar una comunicación que (…) permita a los consumidores hacer compras conscientes y, en especial, reconoce que los niños poseen una capacidad limitada de evaluar las informaciones publicitarias”. En el característico estilo del greenwashing escandinavo.

 

Dario Dongo

 

Notas

 

(1) “Viene definida “leche fresca pasteurizada” la leche que llega cruda a la planta de empaquetamiento y que, viene sometida a un solo tratamiento térmico dentro de 48 horas desde que es ordeñada, presente al consumo;

 

  • prueba de la fosfatasa alcalina negativa
  • un contenido de suero proteínas solubles sin desnaturalizar no inferiores al 14 por ciento de las proteínas totales;
  • prueba de la peroxidasa positiva (…)’ (ley 3.5.89 n. 169, Disciplina del tratamiento y de la comercialización de la leche alimenticia de vaca)

 

(2) Fuente: tablas de composición de los alimentos publicados por el Centro de Investigación para los Alimento y la Nutirición del CREA

 

(3) Cfr. Reg. UE 1169/11, Food Information Regulation, Adjunto XIII

 

(4) El concepto de “ingredientes naturales” se encuentra explicado con exactitud en las Líneas Guía de la Food Standars Agency (UK), en https://www.food.gov.uk/northern-ireland/niregulation/niguidancenotes/fresh-pure-natural-ni

 

(5) Reg. UE 1169/11, artículo 7. Dicho reglamento desafortunadamente en Italia aun no cuenta con una disciplina sancionadora http://www.greatitalianfoodtrade.it/etichette/impunit%C3%A0-e-negligenza-il-governo-italiano-omette-le-sanzioni-sul-reg-ue-1169-11

 

 

Dario Dongo

Dario Dongo

Dario Dongo, avvocato e giornalista, PhD in diritto alimentare internazionale, fondatore di WIISE (FARE - GIFT – Food Times) e cofondatore del Fatto Alimentare.