Fruta italiana

Clementinas, salud invernal

clementina

Las Clementinas son salud invernal. No se deben confundir con las naranjas, que son más grandes o con las mandarinas que son más ovaladas y planas. A continuación una breve guía a estos tesoros del Sur:

 

Clementina, características distintivas

 

La clementina es un híbrido obtenido con métodos tradicionales, que nace de la unión de una naranja amarga y una mandarina. Su sabor se caracteriza por un equilibrio perfecto entre el dulce y el agrío, con un sabor más cercano al de las naranjas.

 

Cosechadas entre noviembre y marzo, las clementinas tienen una forma casi esférica, una cáscara de color naranja intenso, fina y flexible. Se caracterizan por la ausencia de semillas (apireni), y la facilidad con la que se pelan y con la que se dividen en gajos.

 

Clementinas, propiedad per la salud

 

Auténticas aliadas de la salud, las clementinas presumen únicamente 37 calorías por cada 100 gramos y una rica dotación de vitaminas, además de polifenoles útiles además a modular el metabolismo lipídico.

 

Las vitaminas de los grupos B y C refuerzan el sistema inmunológico (ayudando a mitigar los síntomas de influencias y resfriados típicos de la estación invernal), aquellas del grupo P favorecen la diuresis, contrastando la retención hídrica (1).

tab clementine 300x125

(*) VNR, Valores nutricionales de Referimiento (reg. UE 1169/11, AII. XIII)

 

Fuente: Cra-Nut (ex Inran)

 

Los folatos contenidos en la fruta la vuelven indicada para la alimentación de las donas embarazadas, para prevenir el riesgo de la aparición de la espina bífida en el bebé. (2) Junto al potasio – que está siempre presente en las clementinas – los folatos contribuyen a brindar beneficios a nivel neurológico. Respectivamente, aumentando el flujo sanguíneo cerebral y la concentración disminuyendo el decline cognitivo. (3)

 

Los minerales en el cítrico meridional no faltan: potasio y calcio. A los cuales se suman las preciosas fibras alimentarias, útiles a nutrir el microbioma, además de contribuir al correcto funcionamiento del intestino.

 

Por último, la acción antiinflamatoria distingue las clementinas y es atribuida a la presencia de dos flavonides como la hesperidina y la naringenina. (4)

 

Renzo Pierpaolo Turco

 

Notas

 

1.- Rapisarda P., Ameta. M., Fabroni S., Rizzo V., Timpanaro N., Allegra M. & Leonardi A. – Qualità e aspetti salutistici di frutti di clementine biologici e convenzionali – 2010, Italus Hortus 17: 2p. 178;

 

2.- Instituto Nazionale di Ricerca per gli Alimenti e la Nutrizione (INRAN) – Linee guida per una sana alimentazione italiana – 2003.

 

3.- Dukas, L., Willett, W. C., & Giovannucci, E. L. – Association between physical activity, fiber intake, and other lifestyle variables and constipation in a study of women – The American journal of gastroenterology – 2003, 98 (8), 1790-1796;

4.- Galati E. M., Monforte M.T., Kirjavainen S., et al – Biological effects of hesperidin, a citrus flavonoid– (Note I): antiinflammatory and analgesic activity. Farmaco – 1994 Nov; 40 (11): 709-12.

Sobre el Autor

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.