Carne de cerdo

Carne de cerdo, sabor y salud

La carne de cerdo es la que más consume el ser humano, especialmente si tomamos en cuenta los productos que derivan de esta como son: embutidos, guanciale (carrillada), cotenna (pellejo de cerdo), lardo (tocino) y frattaglie (entrañas). Las razas de cerdo que se crían actualmente descienden de una selección y, a menudo, del cruce de cerdos de origen europeo y oriental. En los últimos años arrancaron distintos proyectos de recuperación de las especies autóctonas italianas  (Cinta Senese, SuinoCasertano, SuinoRomagnolo, Suino Nero Siciliano, Suino Sardo, etc.), relacionadas con la valorización de producciones típicas (como jamones y embutidos).

La carne de cerdo, que representa una alternativa valida a la carne de res – ya sea desde el punto de vista nutricional que desde el económico – necesita una cocción completa en modo que pueda alcanzar sus propiedades organolépticas entre otras cosas. El cerdo es un tipo de carne sujeta a parasitosis y solamente cociéndola bien es posible anular sus efectos nocivos.

Entre las distintas características, la carne de cerdo contiene proteínas de óptima calidad y hierro, además es una fuente importante de zinc, selenio, vitaminas A, B12 y ácido fólico. Todas estas peculiaridades la hacen apta para una dieta equilibrada que garantiza el bienestar del organismo.

Lo sentimos, no hay publicaciones encontradas en esta página. No dude en comunicarse con el administrador del sitio web en relación con este problema.