Café

Café espresso

Café espresso

Café espresso, italiano naturalmente

Un café espresso italiano deriva de reglas precisas: calibrar la molienda, prensar el café en el filtro correctamente, no exceder el tiempo de extracción. Incide mucho la calidad de las máquinas de café espresso, profesionales o de uso doméstico y las mezclas seleccionadas. Otro elemento decisivo es la habilidad y la experiencia de quien lo prepara.

La perfección se alcanza dejando pasar el chorro de agua caliente a presión (al menos 9 atmósferas) a través de 7 gramos de café recién molido con la medida adecuada, sutil y bien prensado.  Por definición, una taza debe contener 25 ml, máximo 30 y donar todas las notas aromáticas acompañadas de la experimentación de una placentera sensación aterciopelada, producida por la crema, que de acuerdo con el reglamento del Istituto Espresso Italiano es «consistente y con una textura fina, de color almendra tendiendo al marrón oscuro».

Se trata de un óptimo espresso cuando se tiene de frente un producto aterciopelado y con cuerpo, amargo en el punto justo y jamás astringente. Con un aroma intenso y rico de percepciones florales, frutales, chocolate y trigo tostado. Basta seguir estos requisitos para obtener un resultado garantizado.

Sobre el Autor

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.